Un incidente no es un accidente

Hoy, un Airbus 380 de la empresa australiana Qantas,  debió de aterrizar de emergencia en Singapur (video)  por la detención en pleno vuelo de una de sus turbinas, de marca Rolls- Royce, sin ninguna consecuencia tanto para los pasajeros como para la aeronave.


Para ser objetivo y basándose en estadísticas confiables, las probabilidades de una falla simultánea por motivos independientes en dos turbinas, es de 1 por cada 10 potenciado a la 9 horas de funcionamiento, es decir 1.000.000.000.  Algo infinitesimalmente probable (casi imposible). Esto es algo teórico puesto que en la historia de la aviación no hay registros de que un evento como el mencionado haya sucedido y, si no resulta grave en una aeronave con dos turbinas, menos puede resultarlo en uno de 4 turbinas como lo es el Airbus 380.


Un Boeing 747 de la empresa British Airways, por la década de los años 80, a altitud de crucero sobre el sudeste asiático se vio afectado por una nube de partículas emanadas por un volcán y sus 4 turbo-reactores se detuvieron, pero afortunadamente el piloto pudo hacerlos arrancar al cabo de unos cuantos segundos. Obviamente no fueron motivos independientes.


En la actualidad, cuando se produce un fenómeno  de la naturaleza similar, se modifican por completo los planes de vuelo  eliminando la posibilidad de un episodio como el sucedido en el pasado.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s